Xalapa, Ver 01 de novimebre (SPI / Gisela Uscanga).- Alumnos del Telebachillerato Corral Viejo de Tantoyuca han encontrado en la elaboración de máscaras de madera para las festividades de Xantolo un oficio que les genera ingresos, además de preservar las tradiciones del día de muertos.

El alumno de primer semestre Jonathan Hernández Hernández tiene poco tiempo que ingresó a la paraescolar de elaboración de máscaras de madera alusivas al día de muertos.

“No sabía si podía hacer máscaras hasta que el profesor me empezó a enseñar. Llevamos trozos de madera, se trazaron unas rayas y cuando vi surgió una calavera y apenas mes y medio, pero descubrí que si tengo habilidades. Desde niño las escuelas no llevan a participar al festival Xantolo”, comentó.

El docente del Telebachillerato Corral Viejo de Tantoyuca, Roberto Domínguez Rivera, creador desde 10 años del taller denominado Enmarcarte, como paraescolar, explicó que el objetivo es que a través de la elaboración de máscaras de madera se transmita las tradiciones de la huasteca veracruzana como son las festividades de Xantolo.

Recordó que Xantolo (significa Todos Santos en náhuatl) es una de las festividades más importantes y significativas del Norte de Veracruz, que comprende las poblaciones de Pánuco, Tantoyuca, Platón Sánchez y El Higo. Xantolo es rendir culto a los muertos que inicia desde el 31 de octubre y concluye el 3 de noviembre.

En Tempoal la celebración de los muertos se considera una de las más singulares y raras de todo México, pues incluye culto de las deidades prehispánicas y de las impuestas a los indígenas por los españoles.

“Nos dice la leyenda que nuestros muertos toman vida a través de las máscaras. Los abuelos hacían sus máscaras y por esa razón idee este taller, para conservar las tradiciones, pero también para que los jóvenes tenga un oficio y obtengan ingresos”, comentó.

El profesor añadió que el mercado para las máscaras son las festividades de cada año de Xantolo, así como decoración para diversos lugares, pues aseveró que las máscaras son muy buscadas por la ciudadanía en general

Es todo un proceso elaborar las máscaras. Se elige un árbol llamado pichoco, cuya madera es muy blanda para poder tallarla, pero también eligen madera del árbol mulato y de cedro.

“Toma de una a dos semanas terminar una máscara, ya que el proceso de secado lo que toma más tiempo, tiene que estar bien seca la madera para poder ligar y posteriormente pintar”, explicó.

Las figuras son cuatro los personajes principales: la mujer embarazada, que representa la nueva vida; el diablo, que significa la maldad; la muerta como ella misma y; el vaquero, que va al frente de la cuadrilla, quien toca su cuerno de vaca pues es quien fija el rumbo por donde van.

“Las máscaras tienen diferentes precios desde 200 hasta 5 mil pesos, todo dependen del trabajo del tallado, de la dificultad”.

Dijo que la mayoría de las máscaras se venden a las cuadrillas de Tantoyuca, grupos de 40 enmascarados, más de 500 personas que danzan tres días seguidos y cada día sacan una máscara diferente.

Domínguez Rivera, finalmente, expresó que a lo largo de 10 años han pasado por el taller más de 250 alumnos, que han realizado más de mil máscaras.

“A los chicos les motiva mucho el taller, primero porque les gusta hacer máscaras y segundo cuando la venden y tienen dinero para sus cosas personales. El telebachillerato ha generado excelentes generaciones de artesanos”, acotó el profesor.

La importancia de preservar las tradiciones

Por su parte el director de la Academia Veracruzana de las Lenguas Indígenas (Aveli), Crescencio Hernández dijo que Xantolo representa gastronomía, música y conocimiento, por ello la importancia de conservar las tradiciones de los pueblos indígenas de la huasteca veracruzana.

“Las cosmovisión de celebrar Xantolo tiene dos visiones, los que están más hacia la costa es una especie de carnaval, pero hacia la sierra es más religioso, es más ritual, se hacen ofrendas a la madre tierra”, comentó.

Reconoció, no obstante que la celebración a los muertos se ha distorsionado un poco tanto en zonas rurales como urbanas, por la influencia de la celebración extranjera llamada Halloween.

“Ha cambiado por las influencias de fuera, promovido muchas veces por las escuelas, las instituciones, pero ya se ha recapacitado y se ha ido retomando el culto a los muertos. En las comunidades indígenas la fiesta más grande es Todo Santos”, concluyó el servidor público.