Veracruz, Ver. 04 de Dic. (SPI).-  En los últimos cuatro años, autoridades estatales y federales investiga un total de 145 casos de “desapariciones forzosas”, es decir donde presumiblemente están involucrados agentes policíacos de diversos órdenes de gobierno.

De acuerdo con documentos oficiales de la Fiscalía General del Estado y de la Procuraduría General de la República, se trata de 87 casos del fuero común y 58 federales donde se indaga la participación de oficiales del Estado en la desaparición de personas.

Los informes de la Fiscalía Especializada para la Atención de Denuncias por Personas Desaparecidas de la Fiscalía General del Estado y de la Coordinación de Planeación, Desarrollo e Innovación Institucional de la PGR dan cuenta de casos desde el 2013 a la fecha.

Y es que como consecuencia de la guerra en contra del narcotráfico que emprendió el gobierno de Javier Duarte de Ochoa y la misma pugna entre carteles de la droga, así como por los delitos derivados, se tenía un registro de cinco mil 590 denuncias por personas desaparecidas.

En los últimos tres años se logró la localización de tres mil 278 personas, por lo que siguen en calidad de desaparecidos un total de 2 mil 312  personas.  De acuerdo con las cifras oficiales del total de los hombres y mujeres localizados el 80 por ciento no tenía relación con actividades delictivas, un 16% más se comprobó que los hechos tuvieron relación con la delincuencia.

Los documentos de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo; Subprocuraduría de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad  y de la Coordinación de Planeación, Desarrollo e Innovación Institucional de la PGR, desde el 2014 a la fecha han abierto 58 averiguaciones previas por desapariciones forzosas.

En el 2014 sumaron 38; para el 2015 fueron 14 y durante el presente año 2016 van seis casos únicamente de denuncias sobre desaparición de personas donde presuntamente están involucrados policías federales, estatales y municipales.

En tanto, en la Fiscalía General del Estado han sido documentados de enero del 2013 a octubre del 2016 un total de 87 casos de personas desaparecidas que pudieran tipificarse - según los convenios internacionales firmados por México- como “desaparición forzada”.

En un informe de la Fiscalía Especializada para la atención de Denuncias por Personas Desaparecidas,  se detalla que de las 87 averiguaciones, en 54 hay señalamientos de presunta participación de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del estado.

Durante el sexenio de Javier Duarte de Ochoa (2011-2016) estuvo al frente de dicha dependencia Arturo Bermúdez Zurita,  quien tenía como sus mandos más fuertes a Roberto  González Meza, director general de la Fuerza Civil y el principal mando de los grupos especiales; y a José Nabor Nava Holguín, Subsecretario de Operaciones.

A partir del 2014, como resultado de la creación de la Fiscalía General del Estado, y hasta la fecha suma 33 elementos policiacos estatales y municipales detenidos acusados del delito de desaparición forzada, secuestro agravado y homicidio.

Fue precisamente en junio del 2014 cuando el pleno del Congreso del Estado creó el delito de desaparición forzada que se castiga hasta con 30 años de prisión a aquel agente del Estado que prive de la libertad a una persona o que ayude a algún grupo a hacerlo.

El artículo 5 de la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas, advierte que la práctica generalizada o sistemática de este delito podrían constituir un crimen de lesa humanidad.

En el 2011 y 2012 no hubo un solo registro de denuncia penal por desaparición de personas en la que se involucrara a oficiales del Estado, pero en el 2013 se recibieron ocho en las regiones de Xalapa (3), Córdoba (4) y Veracruz (1).

En siete de los casos, fueron señalados como probables responsables elementos de la SSP-Estatal y en uno no se especificó la corporación policiaca.

Un año después, en el 2014 sumaron 37 las investigaciones por la presunta participación de policías en la desaparición de hombres y mujeres en las zonas de Tuxpan, Xalapa, Córdoba, Veracruz y Coatzacoalcos.

En 19 se responsabilizó también a efectivos de la SSP, en dos más a policías municipales de Córdoba y 16 desapariciones, existen indicios que participaron efectivos pero se desconoce a qué corporación  pertenecían.

Fue en octubre del 2014, cuando elementos de la Policía Municipal de Orizaba detuvieron al empresario poblano Zito Ángel Zanatta (hermano del diputado local priista de Puebla, Rosalío Zanatta Vidaurri) después que se peleó con un joven y desde entonces se desconoce su paradero. Las autoridades ministeriales detuvieron a ocho de la Policía Municipal, incluido el supervisor de esa corporación.

Para el 2015 se integraron 27 investigaciones ministeriales en las zonas  de Tuxpan, Xalapa, Córdoba, Veracruz y Coatzacoalcos, donde nuevamente los efectivos Estatales fueron los más señalados (en 15 casos), el resto no se identificó a la corporación.

Y de enero a octubre del presente año 2016, se reportan 15 denuncias en Xalapa, Córdoba, Veracruz, Cosamaloapan y Coatzacoalcos.

De los 15 investigaciones, en trece fueron mencionados efectivos de la SSP, en uno policías municipales de Córdoba y otro más se desconoce la corporación a la que pertenecían.

Enero del 2016, en el municipio de Tierra Blanca fueron detenidos cuatro hombres y una mujer que viajaban en un auto compacto porque “les parecían sospechosos”. Los elementos de la Policía Estatal los entregaron al Cartel Jalisco Nueva Generación, cuyos integrantes les dieron muerte y desaparecieron al menos dos cuerpos triturándolos.

Siete integrantes de la SSP fueron detenidos, entre ellos Marcos Conde Hernández, delegado de la corporación en la Región Diez.