Xalapa, Ver. 20 de May  (SPI).- Las personas de la tercera edad abandonadas por el Estado. No existen políticas públicas dirigidas a personas con enfermedades neurodegenerativas (demencias), problemas de funcionalidad y carentes de una pensión digna que les ayude a tener una vida digna.

Expertos en temas geriátricos, alertaron que de no implementar una agenda pública, programas y políticas públicas específicos para ese sector poblacional, se incrementarán las tasas de depresión y suicidio.

Según el último censo de población del Instituto de Estadística y Geografía (Inegi), Veracruz ocupa el tercer lugar a nivel nacional en población adulta, con cerca de un millón de abuelitos, después del Estado de México y el Distrito Federal.

En tanto el Consejo Nacional de Población (Conapo), expone que en 20 años la población adulta de Veracruz se duplicará según sus proyecciones. Al año 2020 la población se incrementará en un 9 por ciento y para el 2030 en 11.6 por ciento. En 2017 la población entre 60 años y más representó el 11.6 por ciento.

Coincide en esto información del Programa Estatal de Población de Veracruz 2017-2018. Expone que la población de Veracruz a pesar de que continúa siendo joven, la disminución de la fecundidad ha propiciado el envejecimiento paulatino.

Por tanto el Gobierno del Estado está consciente de que al incrementarse al doble la población de adultos mayores, conllevará a la escasez de servicios espaciales de salud, fundamentando la necesidad primordial de la creación de centros especializados en geriatría que ofrezcan una mejor calidad de vida.

Es así que los datos de Copano reafirman la tendencia al envejecimiento de la población en Veracruz; lo que significará un reto demográfico para las políticas públicas en dos principales vertientes:

La generación de espacios de trabajo para quienes continúen en el mercado laboral con proyecciones adecuadas al a edad y; la consideración del incremento del sistema de pensiones.

La presidenta de la Comisión de Desarrollo Social, Humano y Regional del Congreso del Estado, Yazmín de los Ángeles Copete Zapot comentó que Veracruz tiene un registro de casi un millón de personas mayores de 60 años con una tasa de envejecimiento anual del 3.6 por ciento, según el Inegi.

Afirmó, por ello, es indispensable que el Gobierno del Estado realice construcción de hospitales especializados en geriatría, infraestructura en general, así como servicios para los adultos mayores en los 212 ayuntamientos de la entidad.

Agregó que si bien en Veracruz existen programas de apoyo a personas de la tercera como pensiones que otorga la Secretaría de Desarrollo (Sedesol), así como el Seguro Social, ISSSTE y Seguro Popular, no se enfocan a condiciones más específicas.

La congresista del PRD insistió que el tema de adultos mayores debe ser prioridad en la agenda pública, capacitar recursos humanos especializados en geriatría y gerontología o áreas complementarias y de apoyo

La hipótesis de que los adultos mayores enfrentan condiciones de vulnerabilidad, se afirma con estudios de la investigadora de la Universidad Veracruzana, Edith Rodríguez Romero pues revelaron que, de cada 100 personas de 65 años 54 tienen algún grado de dependencia.

En 2009 la geriatra Ana Karen González creó el centro de cuidados gerontológicos Geronte Care (ubicado en las Ánimas de la ciudad de Xalapa), con el fin de  proporcionar atención integral al adulto mayor y de cambiar la visión de sus cuidados.

“El adulto mayor no sólo requiere de un acompañante, requiere desarrollo humano, terapias físicas, ocupacionales, continuar aprendizaje de curso de la vida”, afirmó.

Karen González explicó que los pocos asilos de gobierno que existen se caracterizan por el hacinamiento, poco personal y con índices elevados de maltratos, lo que complica la percepción del concepto de residencia.

“No existen políticas públicas que dignifique todo lo que implica el envejecimiento; sobre todo dirigidos hacia adultos mayores que no cuentan con una pensión y adultos mayores con demencias y problemas de funcionalidad”, dijo.

Las proyecciones hablan de enfermedades crónico-degenerativas, sobresale la demencia senil, dijo que una diabetes mal controladas causan demencia,

Refirió que en un escenario negativo, el adulto mayor sin pensión impactará en su calidad de vida y por tanto se acrecentarán cuadros depresivos, índices de suicidios, así como el maltrato a adultos mayores.

“El adulto mayor con problemas de salud requerirá más cuidados y por tanto mayor dinero; como la sociedad no está preparada social ni económicamente, los indicadores de depresión y maltratos se incrementarán, porque no estamos preparados”, puntualizó.

Advirtió que los cuidados gerontológicos son caros, debido a que se avanzan la enfermedades crónicas degenerativas que requieren medicaciones de por vida de alto costo, así como médicos con alguna especialidad; más gastos en pañales, aparatos, así como gastos del cuidador.

No obstante, en nuestra cultura las cuidadoras de los padres que se vuelven abuelos recaen por excelencia en la mujer; empero, la necesidad de ayudar económicamente en el hogar, ha hecho que tenga que salir de casa.

Dijo que en la actualidad las mujeres son mamas, esposas, empleadas, por tanto cuidado al adulto mayor se va desplazando; algunas familias contratan personas que hacen el aseso de las casas y de paso les piden vigilan al adulto mayor y desde ese momento se relega al adulto mayor.

 “Culturalmente vivimos en un matriarcado, pero ya no hay los mismos lazos familiares que había en décadas pasadas. La dinámica familiar ha cambiado mucho, no hay corresponsabilidad con el adulto mayor por cuestión económica”, dijo.

Las familias no son tan extensas, ahora los matrimonios son de uno o dos hijos, esto recae en una o dos personas que van a cuidar y eso implica cuestiones económicas.

“Si el adulto mayor no cuenta con una pensión se vuelve un problema social, no estamos preparados para ello, es un tema complejo”, insistió.

Geronto Care inicio en 2009 con una residencia de diez personas y a nueve años de existencia ya son dos residencias funcionando con 35 adultos mayores y una plantilla laboral de 35 residentes divido en tres turnos.

El centro geriátrico ofrece servicios de estancias de día; respiros familiares (para cuidadores), el que cuida también necesita descanso y también envejece; temporales y post hospitalarias, así como cuidadores a domicilio.

Se dan terapias ocupacionales, cognitivas, se mantienen al adulto mayor ocupado la mayor parte del día para que tengan un sueño reparador; también disminución de excesos de medicamentos y dosis en base a las terapias.