Xalapa, Ver. 12 de Jun. (SPI/Édgar Ávila Pérez*).- Cuando tenía nueve años, July Sheridan –esa niña inquieta que gustaba de trepar árboles y practicar patines, natación, basquetbol, boliche, karate, squash- sufrió uno de los peores reveses de su vida: su mamá abandonó el hogar y dejó a su esposo y a sus nueve hijos a la buena de Dios.

Leer más...