Boca del Río, Ver., 8 de May (SPI).- La candidata a la gubernatura de Veracruz, por el partido Nueva Alianza, July Sheridan, se comprometió ante empresarios de la construcción del Estado, a reorientar el origen del Impuesto del 3 por ciento a la nómina, más no a desaparecerlo.

Durante su presentación ante integrantes de las cuatro delegaciones de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) Veracruz, reconoció la labor de este sector que mueve la economía de nuestro país.

Resaltó que la intención es que el Impuesto regrese al espíritu original del legislador, es decir, “mejorar la infraestructura del Estado con la finalidad de brindar más y mejores servicios a los veracruzanos”.

En ese sentido, propuso reformar la Ley de obras públicas y servicios relacionados para que, a partir del 2020, el cien por ciento de éstos recursos se ocupen en el destino original.

Expuso que derivado de la crisis financiera por el exceso de gasto corriente, salarios y hasta deuda pública con que carga la administración estatal, se utilizan los recursos de este impuesto -que es el de mayor recaudación y lo que ha generado una desaceleración económica y una lamentable pérdida fuentes de empleo-; para subsanar pasivos.

Ante los presidentes Pedro Aguilar Pizarro, Jaime Morales Silva, Julio Enrique García Martínez, Miguel Ángel Elizalde Martínez, entre muchos otros constructores que acudieron de diversas partes del Estado; coincidió en la creación del Consejo Estatal de Infraestructura.

“Mi propuesta específica para este sector es no mentir porque va a haber quienes vengan a decirles que con una varita mágica se resuelve el problema y que con el solo hecho de que ellos gobiernen las cosas van a cambiar”, destacó.

July Sheridan enfatizó que es necesario que se conozca a fondo el manejo de las instituciones estatales, federales y municipales, así como de los fideicomisos sobre cómo operan para el flujo de los recursos; transparentando mediante mayor participación cada uno de éstos.

“El involucramiento de la sociedad civil no generará en mi gobierno compromisos con un pequeño grupo para manipular las licitaciones a su favor en contraprestación por su aval a las decisiones de gobierno”, afirmó.

La Candidata se comprometió a enviar una iniciativa preferente del Ejecutivo Estatal al Congreso de Veracruz para que, por ley, se disponga la distribución del presupuesto anual de infraestructura en obras estatales e impulsar, mediante los mecanismos políticos que el Ejecutivo dispone, con los legisladores federales para que ésta sea replicada a nivel nacional.

“Sin caer en el fanatismo de quienes citan a los héroes nacionales para hacer campaña, yo sí estoy de acuerdo en dos premisas: que México debe ser para los mexicanos de bien y la tierra es de quien la trabaja y; que la industria de la construcción a nivel nacional debe volver a ser la que mayor empleo genere y no la informalidad, por lo que seré incisiva en la propuesta de exentar a los socios de la Cámara Mexicana de la Industria de Construcción en Veracruz, del Impuesto del 3 por ciento a la nómina, siempre y cuando con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social demuestren que su mano de obra es veracruzana”, subrayó.

Y con estos datos se genere un padrón estatal de albañiles, pintores, fontaneros, topógrafos, materialistas, entre otros que tienen que ver con el ramo; que permitan darles seguimiento a sus familias para incorporarlos a los programas sociales del gobierno y, en una tercera etapa, de capacitación y actualización; recomendar sus servicios a nivel nacional como mano de obra certificada, emulando al programa social federal de Jornaleros Agrícolas para apoyarles en sus traslados y brindarles un seguro de vida mientras laboran en otros estados.

Asimismo, invitó a los constructores para que sean ellos quienes propongan el nombramiento de quien debe ser el secretario de Infraestructura y Obras Públicas y el director general de Inversión Pública de la Secretaría de Finanzas y Planeación.

“Mi compromiso es, porque así lo visualizo como arquitecta, no otorgar obras discriminando a los constructores formales, ni a pie de estrados para ganarme el aplauso popular”, expresó.

La aliancista se pronunció por un gobierno transparente y afirmó que en su gobierno no existirán libros blancos ni deudas por pagar; pero erogará los 2 mil millones que aproximadamente recauda el Impuesto del 3 por ciento a la nómina, más los 2 mil millones de pesos que otorga el gobierno federal, para obra pública, así como lo que se destina mediante convenios específicos para que Veracruz avance en los tres principales rubros que he identificado caminando por el Estado, como urgentes de atender: caminos, escuelas y hospitales.

 

FOTOS DEL DIA