En grave riesgo planes de conservación y protección ambiental

En grave riesgo planes de conservación y protección ambiental

10 mayo, 2020 Off By SPI Veracruz

Xalapa, Ver. 10 de May. (SPI / Gisela Uscanga).- La desaparición del Fondo Ambiental Veracruzano (FAV), un fideicomiso con reconocimiento nacional e internacional, provocará que proyectos de restauración de ecosistemas, mitigación ante cambio climático, educación y comunicación ambiental queden en el abandono.

De nada sirvió el exhorto que organizaciones civiles ambientales y sociedades cooperativas de Veracruz enviaron al gobernador Cuitláhuac García Jiménez para que no desapareciera el Fideicomiso Público del Fondo Ambiental Veracruzano (FAV).

El FAV contaba con un presupuesto hasta diciembre de 2019 de más de 79 millones de pesos y su objetivo era apoyar proyectos de la sociedad civil organizada en materia de conservación, restauración y preservación de los ecosistemas.

Los activistas ambientales alertaron que la pandemia por Covid demostró como la degradación, pérdida de ecosistemas y biodiversidad,  crea condiciones para que nuevos virus y nuevas enfermedades aparezcan, con el desencadenamiento de diferentes pandemias que ponen en riesgo la sobrevivencia del hombre en el planeta, como hoy el SARS-CoV2 (Covid-19).

Y es que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) dio a conocer que el 78 por ciento de los decesos que se han registrado en México por causa del Covid-19, se concentraron en las zonas con mayor impacto ambiental, dentro de un polígono que abarca del río Santiago, en Jalisco, hasta el río Coatzacoalcos, en Veracruz.

El objetivo del FAV era apoyar proyectos de la Sociedad Civil Organizada en materia de conservación, restauración y preservación de los ecosistemas veracruzanos.

Así como proyectos enfocados a la mitigación de los efectos del cambio climático; planeación ambiental y generación de esquemas de educación y comunicación ambiental; fomentando al desarrollo de las capacidades locales, todo con una visión integral del manejo de cuencas hidrológicas.

Los recursos prevenían del 1 por ciento de aportaciones voluntarias, del pago del servicio de agua, fondos concurrentes, fondos de organismos de cooperación, donaciones de privados, compensaciones ambientales y verificación vehicular.

 

En aras de la austeridad republicana

En abril pasado en el Diario Oficial de la Federación se publicó el Decreto del presidente de México Andrés Manuel López Obrador, que ordenó la extinción de todos los fideicomisos públicos sin estructura orgánica y mandatos, cuyo techo financiero ascendía a más de 700 mil millones de pesos.

Unos días después, el gobernador morenista García Jiménez determinó la misma acción. El argumento de ambos servidores de la nación para desaparecer los fideicomisos era en cumplimiento a la Ley de Austeridad Federal Republicana.

En la Gaceta Oficial del Estado se emitió la extinción de Fideicomisos Públicos y Análogos sin estructura y de carácter paraestatal del Estado.

En el 4 Informe Trimestral del Gasto Público del 1 de enero al 31 de diciembre de la Sefiplan sumaban 25 fideicomisos pertenecientes a varias secretarías. La suma en dinero ascendía a 3 mil 908.4 millones de pesos. El FAV contaba con 79 millones 127 mil 899.21 pesos.

Antes de finalizar el mes de abril diversas organizaciones, entre ellas  Pescadores del Faro de Zapotitlán S.C. de R.L, Aventux, Conecta Tierra A.C., Gente Sustentable A.C., Asesoría Social Productiva A. C., Estudios Rurales y Asesoría Campesina A.C., Selva del Toztlan A.C., enviaron una misiva al gobernador, a Sedema y a Sefiplan, solicitándoles la permanencia y continuidad del FAV.

Afirmaron que sin el fondo disminuirían substantivamente recursos que destina el Estado a la conservación, protección y manejo de cuencas hidrológicas y conservación y restauración de bosques.

De origen español y con más de 20 años de labor ambiental en Veracruz, la directora de Conecta Tierra A.C. Olga García Bermúdez, afirmó que con la desaparición del FAV se acelerarán los procesos de empobrecimiento tanto de las personas como de los ecosistemas de las zonas ya con proyectos del FAV.

En México son nulos los fondos destinados a la esfera ambiental, “el FAV y el Fondo Golfo son los únicos que sacan convocatorias que piden continuidad en los proyectos, con impacto en comunidades a mediano y largo plazo”.

Los procesos de apropiación de conciencia ambiental – afirma García Bermúdez – son muy lentos, “no son procesos que se logren en un año. En mi experiencia se tiene que trabajar mínimo cinco años en la comunidad para afianzar el éxito al paso de los años”.

A largo de las convocatorias Conecta Tierra conformó un grupo de promotores de 18 personas, reciben un salario (pago de jornal) constante para realizar acciones ambientales y desarrollo social en sus comunidades, “pero sin el FAV ya no será posible”, lamentó Olga.

Por su parte la directora de Asesoría Social Productiva A. C. Gaby Vázquez destacó que el fondo estaba integrado por un comité de académicos, organizaciones civiles y representantes del gobierno, lo que aseguraba transparencia y correcta aplicación de los recursos aprobados.

También con más de 20 años de trabajo ambientalistas en el municipio de Cosautlán, la presidenta de Estudios Rurales y Asesoría Campesina A.C. Gabriela Guzmán, destacó que una de las bondades del FAV era el alto nivel de desarrollo de las comunidades a partir de la conservación.

“El FAV era de las pocas instancias que tenía esa visión de desarrollo comunitario y conservación, lo que asegura el capital verde para las futuras generaciones”, comentó.

La directora de Gente Sustentable A.C. Susana Rocha dijo que mientras el FAV da continuidad a los proyectos que asegura el éxito de los mismos, otros apoyos como los de la Sagarpa no tienen éxito porque no hay quien facilite la organización social, no hay transparencia en el uso de los recursos y, no existe seguimiento técnico.

“El desarrollo comunicatorio implica procesos de tres a cinco años y el FAV permite el fortalecimiento de organizaciones civiles que participan y con la desaparición de éste, perdemos la oportunidad de tener presencia en las comunidades para realizar proyectos ambientales y socioeconómicos”, expuso.

 

Desde viveros medicinales hasta conservación

Las organizaciones parten de diagnósticos participativos, es decir, son las propias comunidades quienes deciden qué elementos de su entorno desean conservar.

Conecta Tierra A.C accedió a cuatro convocatorias del fondo para desarrollar trabajos en comunidades rurales de alta marginación del centro de Veracruz, en la zona cafetalera de los municipios de Ixhuacán de los Reyes, Ayahualulco y Xico.

En ese tiempo se restauraron 50 hectáreas de bosque mesófilo de montaña; 25 cafetales agroecológicos; instalaciones de viveros de herbolaria para mujeres y; cinco viveros de plantas medicinales (en Xico e Ixhuacán de los Reyes).

En la convocatoria de 2020 Conecta Tierra accedió a una bolsa de 600 mil pesos para proyectos de cafetales agroecológicos, que incluyen conservación de suelos, uso del agua y fertilizantes orgánicos, diversificación de fincas de café con árboles maderables, leñables y plantas medicinales.

Educación ambiental en realidad virtual de sensibilización a 65 estudiantes de telebachillerato respecto a la conservación y protección de los recursos naturales.

Asesoría Social Productiva A. C. tiene cinco años trabajando en la huasteca veracruzana y accedió por primera vez a los recursos para el proyecto de Conservación de la biodiversidad de los cerros de Ixcacuatitla, Tepextitla y Moralillo para contribuir al desarrollo sostenible de las comunidades indígenas en el municipio de Chicontepec.

El objetivo es que las comunidades destinen voluntariamente 130 hectáreas para la conservación de relictos de bosque alto y mediano perennifolio y secundario, para asegurar la producción de agua, frenar la expansión agrícola y ganadera hacia los cerros, a través de prácticas agroecológicas y, asegurar el libre tránsito de las especies. Han comprobado que en la zona existe la presencia de taladores y saqueadores.

Estudios Rurales y Asesoría Campesina A.C. aplicó con el proyecto Conservación de Suelos, cafetal agroecológico y biodiversificación productiva, en las comunidades de Limones, Úrsulo Galván y San Miguel Tlapexcatl, del municipio de Cosautlán, para la protección de 50 hectáreas de bosque mesófilo de montaña en beneficio de 50 de familias.

Pescadores del Faro Zapotitlán S.C. de R.L, para la segunda etapa del proyecto Ecoturismo en los arrecifes de Los Tuxtlas y comprende ambiental a primarias, secundarias y bachilleratos; conservación de arrecifes coralinos y; la certificación de tres hombres y una mujer en buceo deportivo. Con un techo financiero de 590 mil pesos.

La primera etapa (en 2019) tuvo una bolsa de 500 mil pesos y consistió en sensibilización y educación ambiental a grupos de pescadores, limpieza de playas, restauración de dunas costeras y servicios ecoturismos: cayac, snorkel, buceo deportivo y paseos en lancha.

Todavía en noviembre de 2019, García Jiménez supervisó el correcto funcionamiento del FAV en los municipios de Actopan y Nautla. Reconoció a la asociación de ecoguías La Mancha en Movimiento, por sus prácticas de tratamiento de aguas residuales y su sistema silvopastoril.

Compartir:
  •  
  •